¿Se supone que la ostra enciende la pasión?

Las historias que relacionan las ostras y otros mariscos con la lujuria se remontan al menos a los antiguos griegos.

Piense en la imagen de Afrodita, la diosa del amor, emergiendo del mar en su media concha.

Hay algo básico sobre comer ostras: "Es como un beso del océano".

Ahora, cuando se trata de evocar un efecto afrodisíaco.

Bueno, si hablas con los amantes de las ostras, todas las ostras parecen tener el potencial.

"¿No es zinc?".

Bueno, ¿quizás? ¡Las ostras contienen zinc y existe un vínculo entre los niveles de zinc y la testosterona!

Pero eso está lejos de probar que comer un plato lleno pueda avivar la lujuria carnal.

Es fascinante que siglos después de que los griegos establecieran por primera vez el vínculo amoroso, los científicos todavía están tratando de determinar si hay algo ...